Amor planetario

Ella recorrió 302 kilómetros para conocerlo. Se sentía espléndida por hacer la locura de presentarse ante una persona con la que sólo había intercambiado unos likes en Facebook.

Cuando él la vio se sobrecogió.
– Nadie ha hecho nada así por mí.
– No lo hice por ti. Lo hice por mí. –contestó orgullosa.

A él le bastaron 120 minutos para entender que nunca tendría otro amor igual ante sí. Después voló 10.162 kilómetros y un hemisferio para volver a casa. Cogiendo trozos de las nubes que atravesaba construyó un imposible amor planetario.